Paralelismo de organizaciones, otro componente que genera el tráfico de tierras en Bolivia

"La división de las organizaciones es preocupante porque genera que muchas personas se proclamen representantes legítimos e incurran y transfieran derechos propietarios a cambio de dinero”, dijo el investigador Gonzalo Colque.

tierras guarayos3

A lo largo de esta década, en Bolivia se fue consolidando el paralelismo de diferentes organizaciones sociales (indígenas y campesinas), traducido también en enfrentamientos constantes por espacios de poder, sedes sindicales y tierra y territorio. Para el investigador Gonzalo Colque esta división también es un elemento que ha consolidado el tráfico y despojo irregular de tierras en el país.
 
“Por ejemplo en la CIDOB (Confederación de Pueblos Indígenas del Oriente, Chaco y Amazonía de Bolivia) hay al menos tres dirigencias paralelas. Esta división viene desde hace años y promovida por los diferentes gobiernos con intereses políticos. La división de las organizaciones es preocupante porque genera que muchas personas se proclamen representantes legítimos e incurran y transfieran derechos propietarios a cambio de dinero”, dijo Colque en entrevista con ANF.
 
El experto de la Fundación Tierra desarrolló la investigación “Territorios indígenas enajenados: El furtivo mercado de tierras de la TCO Guarayos”, donde se analiza y recaba datos, junto a Alcides Vadillo, acerca de las dinámicas de trasferencia de derechos de propiedad a otros actores dentro de territorios indígenas, específicamente en la TCO Guarayos del departamento de Santa Cruz.
 
Para más información accede a un extracto del libro: Clic aquí