derechos ind camp c

La propuesta de Carta Orgánica de San Ignacio de Velasco es fruto del diálogo democrático de todos los sectores

san-ignacio

 

Después de un largo proceso de participación, diálogo y concertación entre diferentes actores públicos y privados, políticos y sociales, del municipio de San Ignacio de Velasco, este año se logró aprobar una propuesta de Carta Orgánica Municipal (COM), que fue trabajada de forma participativa y aprobada por consenso entre los diferentes sectores presentes en el municipio.

 

La Oficina Regional Oriente de la Fundación TIERRA ha establecido un proceso de diálogo democrático alrededor de la formulación de la COM en San Ignacio de Velasco, a través del Servicio Civil para la Paz (SPC) de la cooperación alemana GIZ. Esto se ha convertido en el aspecto que garantiza un enfoque sistémico de toda la problemática que tiene ese municipio, enmarcada en las competencias que tiene el Gobierno Autónomo Municipal. En este proceso, han estado presentes varios aspectos relacionados con los temas complejos que ocupan a la población.

 

La COM ha recogido varias propuestas novedosas cuya implementación modificara la vida institucional, social y económica del Municipio de ignaciano. Una de ellas, que es fundamental para la vida política e institucional del municipio, es la inclusión de dos concejales indígenas dentro del Concejo Municipal, elegidos por usos y costumbres, lo que garantiza una presencia permanente de indígenas representando los intereses de su pueblo en la instancia deliberativa y legislativa de esa jurisdicción municipal.

 

Los avances para resolver los conflictos en San Ignacio de Velasco, a partir de un proceso reflexivo donde los intereses diversos de los actores están siendo resueltos de una manera no conflictiva (por ejemplo, la relación entre las comunidades nuevas de población migrante y las comunidades de indígenas); así como la capacidad de escuchar “al otro”, se ha desarrollado notablemente a partir del proceso de Diálogo Democrático porque contaba con una metodología que lo permitió y potenció.

 

En definitiva todos estos avances logrados a nivel de la inclusión, el compromiso colectivo, el cambio en las relaciones y actitudes entre los actores, deben estar garantizados con la solución a largo plazo de los complejos problemas que se han trabajado.

 

 

Los tacanas demuestran su capacidad desde la defensa de su territorio hasta la ejecución de proyectos

exploracion-tacanaII

 

En la gestión 2018 los indígenas tacana coronaron el trabajo en su territorio con la capacidad de ejecución de proyectos y buena administración de recursos financieros. Esta consagración se suma a su capacidad de defensa de sus recursos naturales y de su territorio y la capacidad de negociación con el Estado y empresas petroleras que ingresaron a la zona. La Tierra Comunitaria de Origen (TCO) Tacana II se ubica en el municipio de Ixiamas al Norte de La Paz.

 

Se trata de un camino recorrido desde 2015, cuando Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos decidió realizar un proyecto de exploración sísmica (hidrocarburos) en la región del Río Madre de Dios, afectando al territorio indigena del pueblo Tacana, conocido como Tacana II. Desde entonces, la Oficina Regional Oriente trabajó en la región con asesoramiento en Derechos Indígenas, impactos y medidas de protección en proyectos de exploración de hidrocarburos, que es parte del proyecto “Gobernanza de los Recursos Naturales en territorios indígenas” y cuenta con el financiamiento de MISEREOR.

 

Como consecuencia de la sísmica se aplicó una Consulta Previa Libre e Informada. Después de un largo proceso de información sobre derechos indígenas e impactos de proyectos de esta naturaleza en territorios y pueblos indígenas y de negociación con el Ministerio de Hidrocarburos como autoridad competente (AC), se llegó a acuerdos que buscaban el menor daño ambiental, la conservación de los árboles de castaña, nacientes de agua, ríos y palmares y que no genere impactos en la cultura de la gente.

 

Entre los acuerdos estuvo la compensación por impactos indirectos por Bs. 3.475.229 (Tres millones Cuatrocientos setenta y cinco mil doscientos veintinueve bolivianos), para la ejecución de estos recursos debe ser a través de una institución Pública y en base a un proyecto, por este motivo se apoyo la elaboración de un proyecto, de forma participativa con las familias de la TCO Tacana, para fortalecer la actividad de recolección y comercialización de castaña.

 

En el año 2018, se han ejecutado dos de cuatro hitos del proyectos, el primer hito correspondiente a la implementación de infraestructura y equipamiento para fortalecer la actividad de recolección y comercialización de castaña, contratación de equipo técnico: Un Coordinador del proyecto, un administrador, un consultor en capacitación en buenas prácticas de castaña y tres técnicos locales que apoyaran  en la compra de castaña en las comunidades, con el fin de fortalecer la actividad de la castaña  y el hito dos correspondiente al habilito o adelanto de Bs. seis mil por familia recolectora de Castaña, para la compra de castaña.

 

 

El conflicto del TIPNIS enfrenta a actores y fuerzas abismalmente disímiles

No es un descubrimiento que en el conflicto por el Territorio Indígena y Parque Nacional Isiboro Sécure (TIPNIS) se enfrentan actores y fuerzas abismalmente disímiles. Las líneas que siguen buscan testimoniar las desproporciones entre esos actores y esas fuerzas, a partir del relato de los hechos relacionados con la preparación y realización del XXXII Encuentro Extraordinario de Corregidores y Comunidades llevado a cabo en medio de ese territorio entre el 27 y 28 de agosto y el operativo montado por el gobierno nacional y el departamental de Beni para el encuentro paralelo convocado en la comunidad San Pablo el 26 de agosto.

 

Vía crucis hacia el Centro de Gestión

 

croquis-viaje-TIPNIS

 

Con una sensación térmica de 40 grados centígrados en la tarde del 24 de agosto, un contingente de 44 personas compuesto por dirigentes indígenas, comunarios, activistas y periodistas, partió de la Subcentral Sécure en Trinidad rumbo al Centro de Gestión, ubicado en el TIPNIS. Eran aproximadamente las 15:30, cuando el camión Nissan Diessel con una capacidad de dos toneladas de carga inició una travesía hacia el Puerto Tarumá, ubicado a orillas del río Isiboro, en la boca de ingreso al TIPNIS, aproximadamente a 137 kilómetros de distancia. Según las previsiones de los indígenas, el viaje duraría alrededor de siete horas.

 

La comitiva estaba integrada, entre otros, por Fabián Gil, presidente de la Subcentral TIPNIS “orgánica”; Marqueza Teco, presidenta de las mujeres del TIPNIS; Adhemar Mole, presidente de la Central de Pueblos Étnicos Mojeños del Beni (CPEM-B); Julia Molina, ex presidenta de las mujeres del TIPNIS; Fernando Vargas, ex presidente de la Subcentral TIPNIS; Emilio Noza, ex presidente de la Subcentral Sécure y Marcial Fabricano, ex presidente y fundador de la CIDOB. También viajaba Amparo Carvajal, presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB); Pablo Zeballos de la nación Qhara Qhara y máxima autoridad de la justicia indígena, además de varios corregidores indígenas.

 

La delegación partió de Trinidad con mucha alegría, energía y convicción, sin saber qué les depararía ese trayecto.

 

Las siete horas previstas se quedaron cortas porque la travesía se extendió desde la tarde del jueves 24 hasta la mañana del sábado 26 de agosto cuando finalmente el grupo llegó al Isiboro, es decir aproximadamente 40 horas después de dejar la capital beniana.

 

transporte-al-TIPNIS

 

El vehículo estacionado en puertas de la Subcentral Sécure, en Trinidad, antes de partir rumbo al Centro de Gestión.

 

El camión se enfangó al menos unas 20 veces durante el trayecto: los charcos, rastros de la época de lluvias, mantenían el lodo en muchos lugares donde las ruedas del motorizado en ocasiones se sumergieron hasta la mitad. La mayoría de los pasajeros bajaban del vehículo, entonces los jóvenes se dedicaban a rellenar los hoyos con tierra seca, arbustos y maderas (no había, no hay piedras en la pampa beniana). La mayoría de las veces el éxito coronó el arduo trabajo de los viajeros. Pero en una oportunidad, de no ser por la ayuda de un tractor agrícola que trabajaba en una estancia ganadera cercana, el vehículo habría quedado atascado.

 

camion-enfangado

 

En otras ocasiones, el camión sencillamente debió detenerse porque la ruta no aparecía, o estaba cubierta por la vegetación del lugar. Entonces, el grupo tenía que hacer camino al andar, como dice la canción, ayudados por la intuición del guía para encontrar la continuación de la huella y la fuerza que los indígenas imprimían a dos machetes para podar los arbustos y las ramas del lugar.

 

remolque-con tractor

 

Esa experiencia ayuda a comprender por qué los indígenas del TIPNIS dicen que los ríos son sus carreteras. Lo son porque en general son vías expeditas y cubren grandes distancias uniendo las comunidades que, justamente, se asientan en sus orillas. Entonces también tiene sentido que si se pensara en una carretera que beneficie a la mayoría de las comunidades, el diseño y construcción de esa infraestructura debería tomar en cuenta el curso de los principales ríos. Sin embargo, en época de lluvia el desmesurado caudal fluvial dificulta su travesía.

 

buscando-camino

 

Esta ruta es apenas una muestra de las pésimas condiciones de vida de los indígenas en este territorio: un lugar de vegetación exuberante, rico en fauna y rotundamente desamparado por el Estado.

 

Sin alimentos

 

Como se había estimado menos de un día de viaje, el grupo no previó nada para alimentación durante el camino. Los viajeros apenas llevaban algunas botellas de agua, de refrescos, galletas, dulces y algo de fruta. El viernes 25 cerca al medio día el camión y sus ocupantes llegaron a una estancia privada que los acogió con hospitalidad y les invitó agua, chicha y un plato de almuerzo. Fue la única comida para el grupo.

 

agua-tipnis

 

Atascados a minutos de su destino

 

Aproximadamente a las 19:00 del viernes 25, las cuatro ruedas del camión se atascaron en el lodo. En la oscuridad de la pampa, los viajeros no se habían percatado que faltaban menos de cuatro kilómetros para llegar al destino: Puerto Tarumá; distancia que el vehículo podría cubrir en unos minutos. Bregaron sin éxito por sacar el motorizado del fango hasta la una de la mañana del sábado 26. Ante el fracaso, se resolvió dormir allí mientras que una comisión fue camino atrás a buscar la ayuda del tractor que un día antes había socorrido al grupo.

 

camion-enfangado2

 

En la mañana del sábado 26, el grupo se dividió en dos: las mujeres, niños y algunos periodistas avanzaron a pie hasta Puerto Tarumá y el resto se quedó a esperar la ayuda del tractor.

 

Pasando por medio de un campamento de los personeros de la Gobernación beniana, instalado junto a sus vehículos en inmediaciones del río Isiboro desde la noche anterior, el primer grupo llegó a las 07:30 al indicado puerto. Inmediatamente abordaron dos canoas y alrededor de las 11:00 de la mañana llegaron al Centro de Gestión. El segundo grupo llegó cerca al medio día.

 

El poder del aparato contra el poder de la convicción

 

Las diferencias en el traslado de la dirigencia “orgánica” de la Subcentral TIPNIS desde Trinidad hasta el Centro de Gestión y el operativo de movilización implementado por el Gobierno nacional y el departamental del Beni para el encuentro paralelo convocado en San Pablo el sábado 26, ilustraron la desproporción de los actores y las fuerzas que se enfrentan en el conflicto del TIPNIS.

 

Las dos instancias estatales no escatimaron recursos para garantizar la presencia de corregidores y comunarios afines al oficialismo en San Pablo. Ese día, el presidente Morales estaría presente en aquella comunidad para hacer entrega de una unidad educativa.

 

La tarde del viernes 25 de agosto comenzó la movilización oficialista con una columna de alrededor de 30 camionetas 4 x 4 que rebasaron sin mayor dificultad al camión de los indígenas “orgánicos”. Los vehículos identificados con logotipos, entre otros, de la Gobernación beniana, de Yacimientos Petrolíferos Fiscales Bolivianos y de Bolivia TV, llevaban a comunarios pro-oficialistas, funcionarios estatales y equipos de transmisión. Iban al Puerto Tarumá y desde allí volvían a Trinidad para cargar otros grupos de indígenas. Ese trajín se extendió hasta la madrugada del sábado.

 

 

camioneta-bolivia-tv

 

Vehículo de Bolivia TV rumbo a Puerto Tarumá el 25 de agosto de 2017.

 

El mismo 25 y en las primeras horas de la mañana del 26 de agosto, se avistaron alrededor de siete avionetas presumiblemente con dirección a San Pablo, relataron los indígenas reunidos en el Centro de Gestión. Al menos dos de las aeronaves fueron divisadas desde el Isiboro por los indígenas del grupo “orgánico” mientras navegaba rumbo a ese centro.

 

Evo-Morales-TIPNIS

 

Al fondo se aprecia al menos dos avionetas que arribaron a San Pablo el 26 de agosto de 2017. Foto ABI.

 

 

Indígenas del TIPNIS se refugian en su territorio en busca de fortaleza

encuentro-centro-gestion

 

XXXII Encuentro Extraordinario de Corregidores del TIPNIS. Centro de gestión 28 de agosto de 2017.

 

Los militares al servicio del encuentro paralelo

La insistencia por llevar provisiones a través del río Isiboro al encuentro paralelo organizado por el gobierno en San Pablo, custodiadas por efectivos de la Armada Boliviana, desató una gresca entre los indígenas reunidos en el Centro de Gestión y los militares. Posteriormente la fuerza armada desplegó un patrullaje fluvial y concluido el Encuentro Extraordinario, entorpeció el retorno de las delegaciones a sus comunidades y a Trinidad. Se constató así que los militares estaban al servicio de aquella reunión paralela.

 

bote-viveres

 

La 'chata' que transportaba víveres al encuentro paralelo de corregidores en San Pablo.

 

El Encuentro Extraordinario de Corregidores, que ya se encontraba retrasado porque la directiva de la Subcentral TIPNIS llegó dos días después de lo previsto, se demoró aún más por los incidentes del sábado 26 y domingo 27 de agosto.

 

La mañana del sábado 26 un grupo de indígenas que ya se había concentrado en el Centro de Gestión determinó impedir el paso de una chata (embarcación de mediana capacidad) que navegaba cargada de provisiones hacia el encuentro paralelo planeado en San Pablo. La embarcación no pasó y fue obligada a retornar río abajo.

 

bote-viveres2

 

La 'chata' anclada en la orilla del Centro de Gestión.

 

Pero a eso de las 16:00 la chata, que había sido bautizada por los indígenas como la “chata prebendal”, volvió sigilosamente y atracó en la orilla del Centro de Gestión. Marqueza Teco, presidenta de las mujeres del TIPNIS y un grupo de indígenas, se acercaron y pidieron al responsable de la embarcación que esas provisiones sean descargadas y entregadas a los indígenas del lugar, algo que pese a la insistencia, no sucedió.

 

Más tarde autoridades militares llegaron al Centro de Gestión y conversaron con los dirigentes indígenas y con Amparo Carvajal, presidenta de la Asamblea Permanente de Derechos Humanos de Bolivia (APDHB). Los indígenas reiteraron su determinación de no dejar pasar ninguna embarcación hacia San Pablo y los oficiales se comprometieron ante Carvajal a no retornar. También dijeron que estaban con la causa indígena.

 

La noche del sábado 26 los principales dirigentes indígenas reunidos en el Centro de Gestión elaboraron el programa para la reunión del día siguiente, sin sospechar que la ya famosa embarcación con las provisiones para San Pablo, haría trizas esa planificación.

 

La gresca

 

gresca1

 

gresca2

 

Una embarcación que se dirigía a San Pablo es obligada por los indígenas "orgánicos" a retornar río abajo.

 

A las 08:40 del domingo 27 de agosto, la “chata prebendal” y un deslizador, custodiados por dos naves militares trataron de pasar río arriba. Los indígenas que inauguraban su reunión salieron nuevamente a la ribera, abordaron sus canoas e impidieron el paso de ese contingente.

 

gresca

 

Varios militares se acercan a los indígenas que tratan de impedir el paso de las embarcaciones hacia San Pablo.

 

Se desató un forcejeo con las fuerzas militares, en el cual la presidenta de las mujeres del TIPNIS fue golpeada. Producto de los ánimos enardecidos y una mala maniobra de su conductor, una de las lanchas militares se volcó y dos efectivos cayeron al agua.

 

gresca3

 

Una lancha militar se vuelca a consecuencia del forcejeo con los indígenas.

 

La reacción y los ánimos indígenas se caldearon debido al incumplimiento del compromiso militar del sábado y a las versiones de que en Gundonovia, los militares se habían incautado del combustible que los indígenas reunidos en el Centro de Gestión habían comprado en Trinidad y era trasladado hacia ese centro en otra embarcación.

 

Adicionalmente, desde una de las comunidades cercanas alertó a los indígenas del Encuentro Extraordinario que una tropa de 80 militares llegaría por tierra a Puerto Tarumá, para reforzar el contingente acantonado en Gundonovia.

 

Pero la acción de la fuerza armada después de la gresca se extendió hasta la finalización del Encuentro Extraordinario con un patrullaje fluvial constante y con la requisa y hasta detención de las embarcaciones en las que las delegaciones retornaban a sus comunidades y a Trinidad, río abajo.

 

 

TIERRA

Oficina Nacional
Calle Hermanos Manchego
N° 2566 - Sopocachi
Teléfono: (591-2) 243 2263
Fax:
(591-2) 211 1216
tierra@ftierra.org
La Paz  - Bolivia

 

Regional Altiplano
Calle Hermanos Manchego
N° 2566 - Sopocachi
Teléfono: (591-2) 243 2263
Fax:
(591-2) 211 1216
La Paz  - Bolivia

 

Regional Valles
Calle Perú
N° 100 - Alto San Juanillo
Teléfono: (591-4) 642 1332
Fax:(591-4) 642 1332
Sucre - Bolivia

 

Regional Oriente
Calle Mato Grosso
N° 2302 - entre 2do y 3er anillo
Teléfono: (591-3) 347 4635
Fax: (591-3) 347 4635
Santa Cruz  - Bolivia